11 de setiembre de 2019

Mediante el mecanismo de «Obras por Impuestos» el Estado impulsa la inversión pública con la participación del sector privado a través de la firma de convenios de inversión con el gobierno nacional, regional. local y/o universidades públicas en los que, las empresas privadas pueden financiar, ejecutar y/o proponer proyectos de inversión en el marco del Sistema Nacional de Programación Multianual y Gestión de Inversiones; con cargo a su impuesto a la renta de tercera categoría.

A más de una década de haberse promulgado la Ley Nº 29230, «Ley que impulsa la inversión pública regional y local con participación del sector privado». ha sido el sector minero uno de los que ha tenido mayor protagonismo en su promoción; como bien se pronuncia el Ministerio de Energía y Minas, desde el 2009  hasta  agosto de 2018 el sector minero ha invertido más de S/1,850.00 millones en el financia miento de obras por impuestos, monto que representa el 43% de las inversiones  comprometidas.

Entre los distintos proyectos ejecutados por el sector minero predominan: a) transporte con la construcción  y  mejoramiento de carreteras;  transporte  urbano   con la construcción y mejora miento de pistas y veredas; vías sanea miento con la construcción y mejora miento de sistemas de agua pota ble; educación con la construcción, ampliación de infraestructura y mejoramiento de áreas  de  centros  educativos;  riego con la construcción y mejoramiento de sistemas de riego; y salud con el mejora miento y ampliación de servicios de centros de salud.

De acuerdo a estas cifras, y teniendo en cuenta que el mecanismo de «Obras por Impuestos» es relativa mente nuevo en su aplicación, se concluye a toda luz que el resultado ha sido exitoso para todos los actores involucrados; así para el Estado ha reducido el tiempo en la aplicación de los planes de desarrollo nacional, regional y/o local, para las regiones ha coadyuvado al crecimiento; y, para las empresas mineras ha logrado reducir la brecha de la infraestructura que afecta especialmente al sector, aproximar a las poblaciones en su zona de influencia y catalogarlas como empresas socialmente responsables.

Si bien es cierto el mecanismo de obras por impuestos importa una forma especial de las empresas privadas de cumplir sus obligaciones tributarias, estas tienen un componente social implícito en tanto se derivan de la necesidad de financiar un gasto común, responsabilidad originalmente del Estado. Por tanto, constituye un reto para el sector minero no solo poder cumplir con la finalidad entorno a impuestos, si no que ademas pueden ser catalogados como empresas socialmente responsables concepto que implica ir más allá de lo exigible de manera voluntaria.

Por otra parte, si bien el gobierno nacional, gobiernos regionales y/o locales priorizan proyectos según necesidades, la norma aplicable de «Obras por Impuesto», autoriza ejecutar proyectos de inversión a nivel del gobierno central, en materia de salud, educacion, turismo, agricultura y riego, orden público y seguridad, cultura, saneamiento, electrificación rural, industria, turismo, pesca, deporte, ambiente, remediación de pasivos ambientales, habilitación urbana, protección social, desarrollo social, transportes, comunicaciones, justicia, acceso a servicios de atención al ciudadano, mercado de abastos, incluyendo su mantenimiento.

De acuerdo a ello al espacio para financiar proyectos de inversión publica es sumamente amplio, no llegando únicamente a infraestructura, sino a otros componentes, como se ha mencionado en el párrafo que antecede, que son de alto impacto por lo que queda en manos de sector minero decidir su expansión en cuanto a la ejecución de proyectos de inversión publica por medio del mecanismo de «Obras por Impuesto», e incluso fuera de su zona de influencia.

A manera de reflexión consideramos que resulta especialmente importante como parte de sus políticas de responsabilidad social, que el sector minero pueda atender las necesidades de proyectos sociales de cara al ciudadano de a pie como son la ejecución de proyectos ambientales (reforestación de zonas áridas, limpieza de ríos, implementación de áreas verdes, etc), acceso a servicios de atención al ciudadano, protección social, cultura e incluso avances tecnológicos. Estos proyectos de envergadura menor, permitirían no solo hacer un uso eficiente, igual de importante, de sus tributos; sino incluir a empresas del sector que sean más pequeñas y que puedan financiar estos proyectos.

Son aún mucho los retos del sector minero en materia de «Obras por Impuestos».  Un buen comienzo seria entender que existe una linea fina entre el cumplimiento de sus obligaciones tributarias y su categoría de empresa socialmente responsable, categoría que implica ir un poco mas allá llevando a las empresas mineras a trabajar para expandir y diversificar la ejecución de sus proyectos. ¡ La pelota ya esta en la cancha!

Rossana Gusukuma Otsuka  – Miembro del Área de Responsabilidad Social Empresarial de TYTL – Abogados

Leer la noticia en revista Rumbo Minero.